Seleccionar página

La Orden del Dragón, y uno de los principales valedores, Vlad Tepes, firmaba sus documentos en latín, como Wladislaus Dragwlya.

El Empalador, así le denominaban sus acólitos, y  sus oponentes, por la costumbre que tenía de empalar a sus adversarios, y colocarlos del revés. Incluía también a mujeres y a niños. Le gustaba organizar empalamientos multitudinarios con formas geométricas: por ejemplo, rodeaba con un círculo de empalados las ciudades que tenía pensado atacar.

Su pelo negro-gitano, y rizoso, y su nariz aguileña, adornaban una tez de color rojiza y afilada. Su rostro se completaba con unas pestañas negras afiladas. El bigote se hundía en unos pómulos que sobresalían de su rostro. Era un Príncipe muy temido, era impredecible, y para algunos un héroe.

Castigaba a los ladrones, la traición, el adulterio, y las mentiras, con la muerte.

Tenía en una estancia de su castillo, una sala subterránea de torturas, con gran infinidad de artilugios, para infligir los castigos más horribles. Era despiadado en sus métodos, y en la forma de obrar: Infectaba el agua de los pozos, para provocar a quienes la bebieran, la tuberculosis. Odiaba a muerte a los turcos, más que ninguna otra cosa.

Además siempre despreció la naturaleza humana. Su padre, Vlad Dracul, había muerto apaleado, y su hermano Mircea sufrió horriblemente en vida. Le quemaron los ojos con un gancho incandescente, y lo enterraron aún con vida. Estos hechos fueron apoyados en su día por la aristocracia social de la región. Un episodio negro de la historia de consecuencias indeseadas.

Vlad D. fue admitido en la Orden del Dragón en 1431.

La Orden del Dragón. Societas Draconistrarum

La Orden del Dragón estaba destinada, y obligada, a defender la Santa Cruz, y a luchar contra los enemigos de la Iglesia Católica. Todos sus miembros portaban el Símbolo del Dragón. Los miembros de la Orden del Dragón, recibían el nombre de draconianos. En un principio eran 21 hombres los integrantes de la Primera Orden del Dragón.

La Ordo Dracul tiene una estructura jerárquica única, conocida internamente como la Lengua del Dragón. La Orden del Dragón realiza rituales e iniciaciones, que al completarse, simbolizan el pasaje del iniciado hacia un “círculo de misterio”, a otro nivel de sabiduría.

El ascenso y los logros en la Orden del Dragón, se relacionan con El Dominio de los Anillos del Dragón, cuya estructura sirve para proteger los secretos de la Alianza.

El Símbolo, es la representación de la naturaleza cíclica de las cosas, la lucha y el esfuerzo eterno, y también el retorno permanente. Simboliza en definitiva, la continuidad del tiempo y la vida. Representa también una etapa histórica caracterizada por el salvajismo y la crueldad. También refleja la Magia Póstuma, sabiduría enigmática de la secta más antigua, y hermética de Egipto, la cual, guardaba impertérrita los secretos milenarios.

Abrelín el Mago mano derecha de Segismundo, Rey de Hungría, cruel y ambicioso, fue el que propuso el Símbolo como inspirador de la Orden del Dragón.

Para obtener una visión certera y fidedigna de dónde proviene la Orden, abre el libro de ritual Mágico y Cabalístico.