La Pelea

LA PELEA

Todo sucedió un día del verano de 1998, era pleno mes de agosto y el calor apretaba con gran  fuerza. Los veraneantes paseaban sofocados, y muchos portaban pequeñas botellas de plástico con agua fresca.

Había caído la noche en la ciudad, y la gente desaparecía paulatinamente de las calles, antes atestadas y ruidosas. El silencio predominaba ya, y a pesar de ser más de las doce de la noche, el calor no había aflojado casi nada.

SIGUIENTE

 

error: Content is protected !!