Página 2

LA PELEA

La luna llena iluminaba las calles estrechas y empedradas de la zona antigua de la ciudad. Sobre ellas, paseaban dos personas que llevaban a sus grandes perros, para realizar los acostumbrados recorridos nocturnos, lo que permitía a los animales el ejercicio de sus habituales rutinas diarias.

Sin embargo, esa aciaga noche, algo se desencadenó de manera impredecible, sucedió algo terrible y diabólico que les marcaría su destino para siempre.

Ajenos a cualquier peligro y con evidente despreocupación, continuaban ambos con su habitual paseo, cada uno con sus respectivos animales.

Uno de ellos sujetaba una correa gruesa de cuero, corta y bastante lujosa, que se enganchaba al sofisticado collar de un perro blanco de enorme tamaño, con un pelambrera lisa que lucía impoluta, y que la luna llena, tremendamente grande en el cielo, iluminaba produciendo un extraño reflejo azulado.

Caminaba el animal en línea recta, de forma marcial, y a paso acompasado perfecto con el de su dueño, el animal andaba concentrado en su trote habitual. No se distraía con nada ni con nadie, y parecía poseído por algún misterioso y oculto propósito.

El otro hombre paseaba a su enorme dogo negro. Rebasaba en posición erguida los setenta centímetros de altura, su robustez y aspecto musculoso eran, asimismo, imponentes. El animal tenía un caro y hermoso collar a modo de piedras preciosas, y su correaje era ostentoso y opulento, lo cual, permitía adivinar que su dueño era un rico burgués muy adinerado.

Fue entonces, cuando hombres y animales, coincidieron en una vieja y estrecha calle bastante oscura de la zona antigua de la ciudad. No había mucha luz, ya que el lugar estaba situado en una vieja zona de callejuelas rodeadas de catedrales y monasterios medievales.

Los dos hombres se observaron uno frente a otro, a unos 30 metros de distancia. Se detuvieron durante unas décimas de segundo por miedo a enfrentar en el camino a cada uno de los imponentes, siniestros y amenazadores animales, considerados como no, entre las razas denominadas peligrosas.

SIGUIENTE

La Pelea

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar