El hombre lobo es un animal mitológico, que ha dado pie a numerosas historias en todo el mundo, y más de una pesadilla. 

Los hombres lobo son, según algunas leyendas antiguas, humanos que se transforman en lobos sedientos de sangre, viciosos, y cuyo poder sobrehumano les fortifica. 

Los hombres lobos no pueden controlar su deseo de matar a los humanos y animales en general. 

Aparecieron por primera vez en la mitología griega con la Leyenda de Licaón o Lycaon. A los hombres lobo se les dice Licántropo del griego (likos-lobo, anthropos-hombre).

Lycaon recibió la herencia de su padre Pelasgo cuando murió, su sabiduría se veía empañada por sus múltiples sacrificios humanos, estableciendo así lo que se llamaría la antropofagia, o sea, comer carne humana. 

Hoy en día la antropofagia se encuentra prohibida, aunque haya varios pueblos antiguos que aún incurren en esta práctica, y otros aparecen ligados indisolublemente al satanismo y a los rituales de grupo

En América, algunas culturas aborígenes practicaban la antropofagia con un fin religioso o ritual. Los historiadores han comprobado que los aztecas, los guaraníes y los caribes solían desarrollar este tipo de canibalismo. 

Cuenta la leyenda, que Lycaon de Arcadia fundó la ciudad de Licosura, la ciudad más antigua de toda Grecia. En lo más alto hizo construir un gran templo en honor a Zeus, en el que todos los días sin excepción se practicaba el sacrificio de humanos, no se sacrificaban personas del lugar, sino a los viajeros o forasteros, que pasaban por su territorio. Zeus se hizo pasar por un visitante, sin embargo, los arcadios se dieron cuenta de que era un dios porque reflejaba luz, sin embargo, Lycaon desconfiado, quiso saber si era o no un dios y le sirvio un banquete de carne humana. Le ofreció al dios Zeus una comida hecha con los restos de un niño sacrificado, y como castigo, el enfurecido Zeus destruyó el templo con sus rayos, y convirtió a Lycaon y a sus descendientes en lobos. 

Zeus el bienhechor le dio la gracia de que cada diez años, sino había comido carne humana, volvería a ser humano. Pero cada vez que retornaba a la forma de hombre volvía a hacer sacrificios y a comer carne humana, volviendo así, a convertirse en lobo. Lycaon no se resignó, cada cierto tiempo en noches de luna llena salía al claro del bosque o a los caminos a aullar pidiendo el perdón de Zeus, pero además se saciaba comiendo a todo aquél que pasara por su territorio. 

En un pasaje de Ovidio se describe la metamorfosis sufrida por Lycaon: 

… Intentó hablar, pero su voz se convirtió en
un aullido resonante. Su alma hambrienta infectó sus mandíbulas;
sus ansias asesinas se volvieron hacia el ganado; seguía poseído
por la sed de sangre. Sus prendas se cambiaron a un abrigo peludo y sus brazos
en piernas. Ahora se transformó en un lobo.

El Lycaon de Ovidio es el origen del hombre lobo moderno, ya que la manipulación física de su cuerpo depende de su comportamiento inmoral anterior.

Llegado el año 1521, los franceses Pierre Burgot y Michel Verdun presuntamente juraron lealtad al demonio y afirmaron tener una pomada que los convirtió en lobos. Después de confesar haber asesinado brutalmente a varios niños, ambos murieron quemados en la hoguera por sus crímenes monstruosos. 

En el siglo XV en Bedburg, Alemania, surgió el que parece ser el hombre lobo más notorio de todos. Según el folklore local, Peter Stubbe, un rico agricultor, se convirtió en una criatura parecida a un lobo por la noche y devoró a muchos ciudadanos de Bedburg. 

Peter fue culpado de los múltiples y horribles asesinatos después de ser arrinconado por cazadores que afirmaron, que lo vieron cambiar de forma (de lobo a forma humana). Tuvo una ejecución espeluznante después de confesar bajo tortura que mataba salvajemente animales, hombres, mujeres y niños, y comías sus restos. También en su testimonio declaró que poseía un cinturón encantado, que le confería el poder de transformarse en un lobo a voluntad. Sin embargo, el cinturón nunca se encontró. 

Otras leyendas aseguran que los hombres lobo cambian de forma a voluntad debido a una maldición. Además de afirmar que las personas que eran rasguñadas o mordidas por un hombre lobo, se convertían en lobos.

En el 425 a. C., el historiador griego Herodoto describió a los Neuri, una tribu nómada de hombres mágicos que cambiaron a formas de lobo durante varios días al año. Los Neuri eran de Esticia, tierra que ahora es parte de Rusia. El uso de pieles de lobo para el calor no está fuera del alcance de la posibilidad de que los habitantes de un clima tan duro, esto es probablemente lo que pudo haber influido en el escrito de Herodoto.  

En muchas historias de hombres lobo, una persona solo se convierte en lobo cuando hay luna llena, y esa teoría puede no ser descabellada. Según un estudio realizado en el hospital australiano Calvary Mater Newcastle, la luna llena saca a la «bestia» en muchos humanos. El estudio encontró que de los 91 incidentes de comportamiento violento y agudo en el hospital entre agosto de 2008 y julio de 2009, el 23 por ciento ocurrió durante la luna llena.

Los pacientes atacaron salvajemente al personal y mostraron comportamientos similares a los del lobo, como morder, escupir y rascarse. 

En la actualidad algunas afecciones médicas se achacan al fenómeno del hombre lobo, como la licantropía (una condición psicológica rara que hace que las personas, crean que se están transformando en un lobo u otro animal), la comida envenenada, la hipertricosis (un trastorno genético raro que causa un crecimiento excesivo del vello), o la rabia

En la actualidad para la mayoría los hombres lobo son un icono de las películas de terror. 

Con todo, los hombres lobo tienen un seguimiento de culto. Se informa cada año de haber visto hombres lobo, con lo que las leyendas de hombres lobo probablemente continuarán persiguiendo los sueños de todas las personas del mundo. 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar