Los Cárpatos

El arco del mal. Aquél que forma una cadena montañosa que divide Rumanía de norte a sur, y desde el centro hacia el oeste.

Una serie de pueblos antiquísimos se difuminan bajo un paisaje lúgubre, y prácticamente infranqueable, por la presencia de gargantas profundas con lagos profundos y sinuosos.

Uno de esos pueblos está en la región de Transilvania, en el mismo centro de los Montes Cárpatos. Un pueblo que tuvo que albergar en su territorio a guerreros eslavos, romanos, mongoles, otomanos, sajones, tártaros, y aquél tan conocido y temido ejército de Atila.

Símbolo Vampiro
Símbolo Vampiro

Afiladas agujas en forma de flecha, coronan las antiguos castillos de los nobles. Aterradoras defensas destinadas a castigar y repeler la llegada de los Ángeles del Cielo. Hombres y mujeres hostiles, amantes de la oscuridad total, y cuya alma ha sido llamada por los profundos y negros abismos del mal.

Fieles seguidores de la tortura y la impiedad, y fabricantes de las perfectas y letales armas, destinadas a quitar la vida de hombres, mujeres y niños. Armas cuyo peso y templanza, así como forma y empuñadura, ostentaban el terrible honor, de ser las más ligeras, seguras y certeras, para segar las vidas humanas.

Armaduras perfectamente transformadas y modeladas, con revestimientos defensivos, y extremadamente duros y compactos, vestían los caballeros de la oscuridad. Invisibles a los ojos de sus numerosos enemigos, eran temidos y odiados por rendir culto a la sangre y a la oscuridad. Antiguos escritos de alquimia y geometría, ocultados de forma deliberada al mundo, y custodiados por despiadadas fieras enormes de presa, contenían las instrucciones de ingeniería maligna de todas las formas y figuras, que otorgaban al metal y a las armas, el más puro y templado elemento infernal.

Solían colgar por los pies a sus enemigos hasta su muerte, cuando querían verles sufrir y morir horrorizados. Y realizaban rituales de sangre en los días más señalados del libro negro.

Y qué decir de los tan temidos, cíngaros de lengua propia, guardianes de las fortalezas de estos oscuros nobles, raza temida y odiada por igual, desde tiempos inmemoriales por sus costumbres paganas y de magia negra, y su constante desplazamiento nómada, cuya tribu nunca se asentaba, salvo en esta maldita región de los Cárpatos.

La lengua podría compararse con la expresión más horrenda de la naturaleza humana. Algunas maldiciones como: “me cagaré en los de tu sangre, tu descendencia y tu clan”, “mataré a toda la primera línea de tu funeral”…

Siguen los descendientes de los malvados caballeros de la antigüedad de esta región Rumana, reconstruyendo una y otra vez, sus horrendos crímenes y costumbres de la más soliviantada negritud del alma.

Reunidos en secreto, promueven todo tipo de maldades. Urden planes letales contra individuos, grupos, clanes, y sociedades. Están en todas las esferas de la tierra, desde la policía, hasta los banqueros, pasando por gobernantes corruptos y la temible mafia negra. Mafia que parece evidente que manda en la mayoría de la humanidad, tristemente abandonada al destino de estos malvados oscuros y irreconocibles entidades letales.

Nota: Se recuerda a los usuarios de Aciago.com que éste es un relato de terror ficticio.

Conjuro

Un Conjuro es un ritual muy antiguo y poderoso, muy arraigado entre los adoradores del diablo. Incluye componentes esenciales como son el fuego, el agua y la tierra. Los conjuros se suelen realizar durante la noche. El fuego está presente a través de las llamas de una hoguera al aire libre. El agua está representada por aguardiente y la tierra por medio del recipiente de barro donde se realiza el ritual del Conjuro.

A continuación vamos a ver uno de los Conjuros más conocidos en Europa. (El Conjuro de la Queimada).

Búhos, lechuzas, sapos y brujas;
Demonios, duendes y diablos;
espíritus de las vegas llenas de niebla,
cuervos, salamandras y hechiceras;
rabo erguido de gato negro
y todos los hechizos de las curanderas…
Podridos leños agujereados,
hogar de gusanos y alimañas,
fuego de la Santa Compaña,
mal de ojo, negros maleficios;
hedor de los muertos, truenos y rayos;
hocico de sátiro y pata de conejo;
ladrar de zorro, rabo de marta,
aullido de perro, pregonero de la muerte…
Pecadora lengua de mala mujer
casada con un hombre viejo;
Averno de Satán y Belcebú,
fuego de cadáveres ardientes,
fuegos fatuos de la noche de San Silvestre,
cuerpos mutilados de los indecentes,
y pedos de los infernales culos…
Rugir del mar embravecido,
presagio de naufragios,
vientre estéril de mujer soltera,
maullar de gatos en busca gatas en celo,
melena sucia de cabra mal parida
y cuernos retorcidos de Castrón…
Con este cazo
elevaré las llamas de este fuego
similar al del Infierno
y las brujas quedarán purificadas
de todas sus maldades.
Algunas huirán
a caballo de sus escobas
para irse a sumergir
en el mar de Finisterre.
¡Escuchad! ¡Escuchad estos rugidos…!
Son las brujas que se están purificando
en estas llamas espirituales…
Y cuando este delicioso brebaje
baje por nuestras gargantas,
también todos nosotros quedaremos libres
de los males de nuestra alma
y de todo maleficio.
¡Fuerzas del aire, tierra, mar y fuego!
a vosotros hago esta llamada:
si es verdad que tenéis más poder
que los humanos,
limpiad de maldades nuestra tierra
y hacer que aquí y ahora
los espíritus de los amigos ausentes
compartan con nosotros esta queimada.

Muchos conjuros se Magia y Rituales y Brujería se utilizan para conseguir lo que no se consigue de buena mano. Por ejemplo, para conseguir amor, dinero, buena suerte, trabajo, negocios, limpiezas, curaciones, protecciones y más.

Los Conjuros utilizan las bibliotecas esotéricas antiguas. Todo se debe coordinar en un Conjuro al uso. Por ejemplo cada día tiene un color, planeta y correspondencia mágica asignada. El Domingo se corresponde al Sol, estrella que rige este día. Sus colores son el amarillo, oro y anaranjados. Este día se usa para hechizos de salud, carreras, ambición, diversión, ley, triunfos, metas, niños, compras, ventas.

Muy conocidos y usados son también los Conjuros Gitanos.

Vamos a ver algunos fragmentos de las invocaciones mágicas recogidas para un Ritual Mágico.

«Marta, Marta,
La que en los infiernos estás
Acompañada de Satanás y Barrabás
Una cabra negra tienes
Y tres escudillas de leche sacarás
Y tres quesos harás
El uno darás a Barrabás,
El otro a Satanás,
Y el otro a su compañero».

Algunos Conjuros Mágicos fueron juzgados por el Tribunal del Santo Oficio. Pertenecían a hechiceras castellanas juzgadas por ese mismo tribunal.

El siguiente conjuro amoroso  es una variante el hechizo de la sombra escoba y se utilizaba para conseguir que el amante regresase de nuevo.

«Sombra, señora 
Unos os llaman sombra 
Porque espantáis.
Otros os llaman señora 
Porque enamoráis.
Al monte Olivete me vais 
Varitas de amor me cortad 
Y en el corazón de Fulano las hincad.
Que me quiera y que me ame, 
Y Señora siempre me llame, 
Y me diga lo que supiere 
Y me de lo que tuviere».

Guadalajara 1538

Existen también determinadas fórmulas mágicas recogidas de hechiceras procesadas por el Santo Oficio en el año 1655, que hacen mención a la Marta infernal, al diablo Cojuelo y a muchos de los elementos presentes en los conjuros de las hechiceras gitanas del siglo XVII.

«Diablo cojuelo 
Dáme señal 
De perro ladrar 
Gallo cantar 
Hombre pasar 
De puerta llamar».

Uno de los conjuros más usados es el de la cazoleta. El conjuro servía para lograr que el amante regresara de nuevo junto a la mujer que solicitaba la ayuda de la hechicera:

«Por Barrabás, por Satanás y por Lucifer 
Por doña María de Padilla 
Y toda su compañía 
Que así como hierve esta cazoleta 
Yerba el corazón de Fulano 
Que no pueda sosegar ni reposar 
Hasta que a Fulana venga a buscar».

Arcanos

Recóndito lugar aquel que los arcanos habitan. Lugar secreto y reservado a la voluntad divina. Lanzan a la humanidad sus extrañas influencias. Base terrenal e inexplorada zona repleta de inmundicia. Terreno singular negro como el carbón, que en la noche nocturna desvela las tinieblas más repelentes y lejanas de los Arcanos.

Cincuenta y 6 arcanos rodean la efigie de los arcanos mayores, los cuales representan a una larga estirpe de adivinos.

Bajo la luna negra, el colgado se tambalea en figura diabólica que encarna a la mismísima muerte. Alumbra suave la luna negra de la desdicha, sobre la torre de cadáveres apilados en descomunal montaña hermética.

Vibran las negras almas de los condenados bajo el influjo negativo de las preferencias de los arcanos, quienes mantienen su quietud secular en ausencia de la luz.

Admiten en su seno a los malvados conscientes, de una gran parte del mundo. Vigilan en sus dependencias la peligrosa y violenta verdad sobre los Principios de su Manifiesto.

Mística la raíz de la tierra, prepara su fruto para ellos. Una infecta forma vital contagiosa y mortal está lista para emerger de las profundidades de la Tierra.

Preparan los arcanos la involución de la creación, para celebrar con excesivo respeto, la llegada de su padre Tarot…

La Noche de Walpurgis

La Noche de Walpurgis, es realmente una fiesta tradicional que se celebra la noche del 30 de abril en la zona norte europea.

La fiesta se celebra vistiéndose con disfraces y gastando bromas a la gente. Por lo general, se crean y reproducen ruidos muy fuertes para mantener el mal a raya. También es habitual que se cuelguen ramitas de follaje en casas y graneros para alejar a los espíritus malignos. En Alemania suelen dejar trozos de pan untados con mantequilla y miel, llamados ankenschnitt, como ofrendas para los perros fantasmas.

En Finlandia la Noche de Walpurgis recibe el nombre de Vappu, y es una de las fiestas importantes del país. Inicialmente sólo la aristocracia celebraba esta fiesta. Pasado el tiempo, en el siglo XIX, los estudiantes de las universidades (en especial los estudiantes de ingeniería) empezaron a festejar y celebrar este día. Hoy en día, sirve para engullir litros de alcohol en la noche del 30 de abril. Destaca el consumo de vino espumoso.

Al día siguiente se desarrolla el carnaval, y la celebración entonces se hace más familiar. Amigos y parientes hacen picnics en parques y praderas y entre globos consumen sima, un tipo de licor de miel de casa con bajo contenido de alcohol, incluso sin alcohol.

Los orígenes de la Noche de Walpurgis se remontan a las celebraciones paganas de los ritos de fertilidad y de llegada de la primavera. Después de que los nórdicos fueran cristianizados, la celebración pagana se combinó con la leyenda de San Nicolás.

Walburga, fue una famosa monja nacida en Inglaterra que vivió durante un tiempo en el monasterio de Heidenheim en Alemania y más tarde fue hecha abadesa. Se creía que Walburga había curado las enfermedades de muchos residente locales. Vivió como misionera en Alemania hacia el año 750. A su muerte, un elixir conocido como ‘Aceite Valpurgis’ u ‘Óleo Valpurgis’ brotó de la piedra donde colocaron su cuerpo. Se decía que el elixir tenía propiedades mágicas y curativas. Para el propulsor de la Iglesia de Satán todo esto no es más que una mierda, palabras que pongo en su pluma.  Esta monja se asocia al 1 de mayo debido a un relato medieval que indica su canonización tras el traslado de sus restos. Pero es muy probable que la fecha de su canonización sea pura coincidencia con las celebraciones paganas de la primavera. Ambas celebraciones, se celebraban de forma conjunta hasta el día de hoy, bajo la ley de la iglesia y sin temor a represalias.

LAS HOGUERAS

Las hogueras se producen por todos los sitios durante la celebración. Esta festividad del 30 de abril, coincide con las celebraciones de los paganos que terminaban sus festividades del Equinoccio de Primavera.

Los escritos antiguos cuentan en sus relatos que esta noche, es la noche en la que todos los demonios, hadas, duendes, espantos, fantasmas, etc., salían a festejar, hacer alboroto y buscar placer, simbolizando así la fertilidad del Equinoccio.

Clandestinamente rodeaban las hogueras los hechiceros y las brujas en reunión mágica, para loar al Diablo y hablar con los espíritus y demonios del mundo oculto, que en la Noche de Walpurgis tenían la posibilidad de caminar sobre la tierra.

Después de declamar los hechizos y celebrar los rituales, la celebración terminaba con grandes orgías de tipo sexual y bestial.

El origen de Walpurgis y las hogueras va más hacia atrás en el tiempo, y llega hasta los mismísimos orígenes vikingos que habitaban tierras de lo que ahora es Noruega. En aquellos tiempos ya se encendían en esta noche grandes hogueras, por parte de los vikingos para ahuyentar a los malos espíritus.

Había una especial adoración hacia una diosa de la naturaleza Waldborg o Waldburga, diosa de la fertilidad, a la que se rendía culto para pedir su magia, y recibir así unas buenas cosechas, la llegada de las lluvias en tiempos de sequía, o la riqueza en tiempos de dificultades.

Más tarde los celtas, adoptaron estas costumbres pero creando sus propias divinidades. Los celtas realizaban su culto ancestral que consistía en la fabricación de un hombre de paja o mimbre, de enorme tamaño (un muñeco), en el cual los celtas introducían a los prisioneros para después prenderles fuego vivos. Esta forma de sacrificio habría de satisfacer la exigencia del culto divino.

Más tarde en Roma los ciudadanos romanos rendían culto a sus dioses. Por una parte rendían culto al dios Apolo (hijo de Zeus y Leto, y hermano de Artemisa), uno de los dioses más venerados de todos los de la Antigüedad Clásica. Apolo era identificado como el dios de la verdad. Por la otra, rendían culto a la diosa guerrera Minerva. Minerva era la protectora de Roma y se corresponde con Atenea en la mitología griega. Era una diosa que no sólo respondía a la guerra, sino también a la Mens (mente), por eso los etruscos la llamaban Menrva (Mente Inteligente), precursora de la sabiduría.

LAS BRUJAS

Las Brujas y el Diablo forman parte integrante de la Noche de Walpurgis. Para ellas este día se conoce como “la noche de las brujas” (Santa Walpurgis).

Los mismos cristianos nombraron el 1 de mayo como el día de Santa Walpurgis, patrona de campesinas y sirvientas y considerada protectora del arte de la prestidigitación.

Se registran acontecimientos que relatan como, durante el transcurso de los siglos hasta nuestro tiempo, las brujas volaban sobre escobas, gatos o cabras hacia las zonas más altas de las montañas, lugar en el que se celebraban los rituales orgiásticos y los pactos mágicos con el mismo diablo en persona.

Hoy en día cada 30 de abril y 1 de mayo, miles de personas emprenden un viaje hacia las cadenas montañosas para ver a las brujas y al demonio. La fiesta comienza con un baile de brujas, y luego se enciende una enorme hoguera que retumba en la noche con espantosa virulencia. A esto le sigue una espectacular noche de fuegos artificiales justo en la medianoche, para sellar el pacto y dar la bienvenida a quien traerá consigo la salud y la fecundidad (a la sucesora de todas las brujas malvadas), la Reina Mágica de Mayo.

Sin embargo, estos festejos no se corresponden con la realidad de la Noche de Walpurgis. Las hogueras eran encendidas este día para protegerse precisamente de las temidas brujerías. Las escobas se colocaban con las hebras hacia arriba, y se hacían repicar toda la noche las campanas de las iglesias. Los hombres solteros caminaban dándose latigazos alrededor de las casas para protegerse de tentaciones de mujeres voluptuosas, y para proteger al ganado, se colocaba sal en el umbral de los cobertizos.

Se cree que hubo una bruja primordial de nombre desconocido, pero bautizada con el nombre en latín, de maleficae, por la religión cristiana. De extraordinario poder mágico era capaz de desatar potentes tormentas y ocasionar desastres naturales. Esta bruja primordial fue acogiendo en su círculo de poder a muchachas inocentes y vírgenes para su ritual de iniciación. Con ello su poder se otorgaba a da una de ellas, y en especial a las que considerase dignas del mismo.

De ahí que la Noche de Walpurgis sea una de las reuniones más poderosas de brujería del mundo. Se dice que en sus rituales danzaban cabeza abajo alrededor de la gran hoguera del conjuro.

El trasfondo de la brujería de la Noche de Walpurgis es la de recitar hechizos, para acciones mágicas. Muchos de estos hechizos se han perdido pero otros permanecen registrados en libros antiguos denominados Grimorios. Los más trascendente era la preparación del alma.

Antes de invocar es necesario formar un círculo mágico y situarse justo en el centro de éste. Recitar a viva voz las palabras para la invocación, y tener preparada el alma con sabiduría, ayuno, entendimiento y esperanza.

El Grimorio en sí guarda fórmulas y secretos ancestrales, que han ido propagándose oralmente, al transcurrir de los siglos. Se trata de Claves escritas, un tanto confusas para los no iniciados o estudiosos de las artes mágicas, y de las proyecciones astrales.

Escuelas, Órdenes, Movimientos y Sectas ocultistas han seguido estos Grimorios con gran recelo para mitigar sus ansias de sabiduría.

Estos Grimorios contienen los sellos secretos de espíritus ancestrales. Sin embargo dichos sellos no son descifrables para el común de los mortales.

Johann Wolfgang von Goethe, para nosotros Goethe el autor de Fausto, escribió sobre la Noche de Walpurgis en su Fausto, como trasfondo surrealista para la actuación de sus personajes.  En esta obra Mefistófeles hace un pacto con Dios: dice que tentará a (Fausto) el ser humano favorito de Dios, que se esfuerza por aprender todo lo que puede ser conocido, y que acaba adentrándose en la magia para alcanzar su conocimiento infinito.

En Fausto La Bruja con gran énfasis declama leyendo un libro:

¡Esto te recomiendo!

Haz de uno, diez; retiras

dos y así tres haciendo,

rico al punto te miras,

el cuarto destruyendo,

de cinco y seis, sin pena

tú has de hacer ocho y siete.

Cual la bruja promete

y así todo se llena,

sabe que nueve es uno

y que diez no es ninguno.

¡Nuestra tabla de cuentas así suena!

Está la fuerza inmensa

del saber para todos escondida.

Y es de quien menos piensa

sin cuidados, un día recibida.

A tal retahíla responde Mefistófeles:

¡Basta, ya basta, sin igual sibila!

Trae acá tu poción; la copa llena

hasta el borde, tranquila,

porque no ha de hacer pena

ese trago a mi amigo,

que es hombre cuya fama en la aula truena

y no ha sido de tragos enemigo.

La Noche de las Brujas o la Noche de Walpurgis forma parte ya desde tiempos inmemoriales de las más potentes tradiciones ancestrales de la humanidad.

Seguirá plenamente en la Noche de Walpurgis elevándose el humo negro y denso y las exclamaciones, gritos y hechicerías de las más viejas y antiguas brujas que vuelan hacia el cónclave para realizar el ritual mágico de tan señalado día para ellas.

La medianoche será el comienzo del ritual de sangre y sexo en comunión con las más variadas orgías postulantes. Paganos y cristianos celebrando por igual y festejando la costumbre de la magia ancestral de la Noche de Walpurgis.

La influencia de esta noche y este día seguirá vigente en el transcurso de los siglos hasta el fin de los tiempos.

Fin.

Vudú

Los muertos vivientes salieron de sus tumbas, gracias al poder de las muñecas siniestras, situadas en una vieja casa de la ciudad de Nueva Orleans.

Ojos blancos y espíritus malditos caminan ya hacia el sepulcro. La magia negra del vudú ha hecho su efecto. Las prácticas y enseñanzas antiguas han logrado lo imposible, hacer revivir a los muertos.

Mechones de cabello, objetos personales, intimidades secretas. Los muñecos vudú, malévolos y amenazadores, están rodeados de pétalos de flores, perfumes, dinero y ajo.

El ritual abre el camino a la posesión espiritual. El espíritu abandona el cuerpo es poseído por el malvado ente diabólico.

La magia roja del vudú permite que el malévolo ser tome posesión de sus pertenencias. Sus ojos cambian de color y se vuelven rojos, mostrando así la presencia del mal.

La magia roja se ha hecho con el poder y comienza el sacrificio. Decenas de animales son sacrificados para combinar la fuerza vital del animal con la fuerza vital del espíritu. El renacer del espíritu.

Sangre y carne se cocinan durante la ceremonia vudú. Los dioses observan impertérritos los sacrificios. La serpiente repta por el escenario del terror, con destino a la losa de sacrificios. Las lenguas de los asistentes a la ceremonia comienzan a parlotear lenguajes nauseabundos y extraños, de naturaleza espiritual.

Marfil huesos y huevos representan a los menores de edad, jóvenes y desvalidos, discapacitados y deformes, cuyas almas son transportadas más allá de la muerte. Un silbido siniestro se escucha en la reunión.

Los muertos vivientes vuelven al sepulcro. La ceremonia ha terminado.

Orden del Dragón

La Orden del Dragón, y uno de los principales valedores, Vlad Tepes, firmaba sus documentos en latín como Wladislaus Dragwlya.

El Empalador, así le denominaban sus acólitos y  sus oponentes, por la costumbre que tenía de empalar a sus adversarios y colocarlos del revés. Algunos de ellos mujeres y niños. Le gustaba organizar empalamientos multitudinarios con formas geométricas: por ejemplo, rodeaba con un círculo de empalados las ciudades que tenía pensado atacar.

Su pelo negro gitano y rizoso y su nariz aguileña, adornaban una tez de color rojiza y afilada. Su rostro se completaba con unas pestañas negras como si portaran maquillaje de mujer. El bigote se hundía en unos pómulos que sobresalían de su rostro. Era un Príncipe muy temido, era impredecible y para algunos un héroe.

Castigaba a los ladrones, la traición, el adulterio y las mentiras, con la muerte.

Tenía en una estancia de su castillo una sala subterránea de torturas con gran infinidad de artilugios para infligir los castigos más horribles. Era despiadado en sus métodos y en la forma de obrar: Infectaba el agua de los pozos para provocar, a quienes la bebieran la tuberculosis. Odiaba a muerte a los turcos más que ninguna otra cosa.

Además siempre despreció la naturaleza humana. Su padre, Vlad Dracul, había muerto apaleado y su hermano Mircea sufrió horriblemente en vida. Le quemaron los ojos con un gancho incandescente y lo enterraron aún con vida. Estos hechos fueron apoyados en su día por la aristocracia social de la región. Un episodio negro de la historia de consecuencias indeseadas.

Vlad D. fue admitido en la Orden del Dragón en 1431.

La Orden del Dragon. Societas Draconistrarum

La Orden estaba destinada y obligada a defender la Santa Cruz, y a luchar contra los enemigos de la Iglesia Católica. Todos sus miembros portaban el Símbolo, o emblema, del Dragón. Los miembros de la citada Orden recibían el nombre de draconianos. En un principio eran 21 hombre los integrantes de la primera Orden del Dragón.

La Ordo Dracul tiene una estructura jerárquica única, conocida internamente como la Lengua del Dragón. La orden realiza rituales e iniciaciones, que al completarse, simbolizan el pasaje del iniciado en un “círculo de misterio”, a otro nivel de sabiduría.

El ascenso y los logros en la orden, se relaciona con el dominio de los Anillos del Dragón, cuya estructura sirve para proteger los secretos de la Alianza.

El símbolo, es la representación de la naturaleza cíclica de las cosas, la lucha y el esfuerzo eterno y también el retorno permanente. Simboliza en definitiva la continuidad del tiempo y la vida. Representa también una etapa histórica caracterizada por el salvajismo y la crueldad. También refleja la Magia Póstuma, sabiduría enigmática de la secta más antigua y hermética de Egipto, la cual guarda secretos milenarios.

Abrelín el Mago mano derecha de Segismundo un Rey de Hungría cruel y ambicioso, fue el que propuso el símbolo como inspirador de la Orden del Dragón.

Para obtener una visión certera y fidedigna de dónde proviene la Orden, abre el libro de ritual Mágico y Cabalístico.

Posesión Demoníaca

La Posesión Demoníaca, o los poseídos por el demonio. Algunos lo llaman trastorno de la personalidad, otros disociación o paranoia, pero hay que llamar a las cosas por su nombre. Las personas o están endemoniadas o poseídas.

El espíritu del hombre o de la mujer sufren un ataque por parte de los demonios, lo que produce en su víctima la histeria.

Y en estos casos el exorcismo es fundamental para que se expulse cualquier tipo de posesión demoníaca.

Existen manuscritos con plegarias para la protección contra los demonios, y que ya en tiempos de los chamanes se pronunciaban en presencia del endemoniado.

Existió el caso de un hombre mudo que hablaba estando poseído por un demonio maligno, que le provocaba enfermedades.

Las primeras prácticas conocidas para la expulsión de demonios, utilizaban el método denominado Punzador. Se utilizaban agujas para encontrar las marcas del demonio, o zonas de la piel anestesiadas atribuidas a firmas de Satanás.

Un libro sobre la brujería detalla los exorcismos que pueden efectuarse en diferentes casos, bien en humanos o incluso en animales. Miles de animales se sacrificaron debido a que encerraban o estaban poseídos por un demonio.

LOS SINTOMAS

  • Los poseídos ponen los ojos en blanco.
  • Hablan en leguas desconocidas.
  • Aparecen signos del demonio en la piel.
  • Conducta violenta, criminal e incongruente.
  • Convulsiones.
  • Falta de memoria y personalidad.
  • Respiración agónica.
  • Aversión a lo sagrado.
  • Aparición de enfermedades sin causa aparente.
  • Conocimientos sobre sucesos distantes y ocultos.
  • Hablar lenguas muertas.
  • Cambios del tono de voz y de los rasgos faciales.
  • Aparición repentina de lesiones (arañazos, punciones, marcas).
  • Fuerza sobrenatural.

En algunos exorcismos se proporcionan sustancias de fuerte sabor y de olor desagradable, para obligar al demonio a abandonar el cuerpo. Los ingredientes se desconocen, pero se adivina que puedan ser algunos tipos de insectos, vísceras o partes de animales y plantas.

En la edad media surgieron multitud de posesiones, y en muchas ocasiones, culparon al sacerdote de estar detrás, de compartir el objetivo del demonio, por lo que fueron quemados en la hoguera.

No solo la religión cristiana cree en la existencia de demonios que causan algún tipo de malestar espiritual o físico. También otras culturas y religiones con la islámica, que califican a los Jinn como entes que se manifiestan en forma de serpiente para hacer maleficios a los humanos.

Los hebreos también se refieren a los demonios como shedim, Demonios que interfieren en la vida de la víctima causándole todo tipo de males.

En Japón se habla de ni, que pueden influir y causar daños a los humanos de múltiples formas. Éstos incluso pueden llegar a comerlos.

La forma más habitual para que un demonio entre en una persona es principalmente a través de la práctica del espiritismo, bien en forma de invocación de espíritus de personas ya muertas, bien a través de pactos con Satán, misas negras, maleficios, mal de ojo, etc. También son habituales las posesiones en personas que practican la astrología, la cartomancia o la Güija.

En una posesión se distinguen dos estados: Uno de calma, descanso demasiado habitual, pereza, depresión; Otro de crisis, con explosiones de rabia, contorsiones, retorcimientos del cuerpo, palabras impías y blasfemias. El poseído finalmente entra en trance perdiendo la consciencia y la memoria.

LA POSESIÓN

Las personas poseídas sufren visiones y sentimientos confusos.

Creen que alguien les controla, algo extraño y desconocido, sienten ahogo, quemazón, dolor, desasosiego y angustia. También visiones repelentes y enfermizas, del tipo de las pesadillas. Ven entes, espíritus extraños y fallecidos que no son percibidos por los demás.

Brujas Ancestrales

La Noche de Walpurgis, es realmente una fiesta tradicional que se celebra la noche del 30 de abril en la zona norte europea.

La fiesta se celebra vistiéndose con disfraces y gastando bromas a la gente. Por lo general, se crean y reproducen ruidos muy fuertes para mantener el mal a raya. También es habitual que se cuelguen ramitas de follaje en casas y graneros para alejar a los espíritus malignos. En Alemania suelen dejar trozos de pan untados con mantequilla y miel, llamadosankenschnitt, como ofrendas para los perros fantasmas.

En Filandia la Noche de Walpurgis recibe el nombre de Vappu, y es una de las fiestas más importantes del país. Inicialmente sólo la aristocracia celebraba esta fiesta, más adelante en el siglo XIX, los estudiantes de las universidades (en especial los estudiantes de ingeniería) empezaron a festejar y celebrar este día. Hoy en día, sirve para engullir litros de alcohol en la noche del 30 de abril. Destaca el consumo de vino espumoso.

Al día siguiente se desarrolla el carnaval, y la celebración entonces se hace más familiar. Amigos y parientes hacen picnics en parques y praderas y entre globos consumen sima, un tipo de licor de miel de casa con bajo contenido de alcohol, incluso sin alcohol.

Los orígenes de la Noche de Walpurgis se remontan a las celebraciones paganas de los ritos de fertilidad y de llegada de la primavera. Después de que los nórdicos fueran cristianizados, la celebración pagana se combinó con la leyenda de San Nicolás.

Walburga, fue una famosa monja nacida en Inglaterra que vivió durante un tiempo en el monasterio de Heidenheim en Alemania y más tarde fue hecha abadesa. Se creía que Walburga había curado las enfermedades de muchos residente locales. Vivió como misionera en Alemania hacia el año 750. A su muerte, un elixir conocido como ‘Aceite Valpurgis’ u ‘Óleo Valpurgis’ brotó de la piedra donde colocaron su cuerpo. Se decía que el elixir tenía propiedades mágicas y curativas. Para el propulsor de la Iglesia de Satán todo esto no es más que una mierda, palabras que pongo en su pluma.  Esta monja se asocia al 1 de mayo debido a un relato medieval que indica su canonización tras el traslado de sus restos. Pero es muy probable que la fecha de su canonización sea pura coincidencia con las celebraciones paganas de la primavera. Ambas celebraciones, se celebraban de forma conjunta hasta el día de hoy, bajo la ley de la iglesia y sin temor a represalias.

 

LAS HOGUERAS


Las hogueras se producen por todos los sitios durante la celebración. Esta festividad del 30 de abril, coincide con las celebraciones de los paganos que terminaban sus festividades del Equinoccio de Primavera.

Los escritos antiguos cuentan en sus relatos que esta noche, es la noche en la que todos los demonios, hadas, duendes, espantos, fantasmas, etc., salían a festejar, hacer alboroto y buscar placer, simbolizando así la fertilidad del Equinoccio.

Clandestinamente rodeaban las hogueras los hechiceros y las brujas en reunión mágica, para loar al Diablo y hablar con los espíritus y demonios del mundo oculto, que en la Noche de Walpurgis tenían la posibilidad de caminar sobre la tierra.

Después de declamar los hechizos y celebrar los rituales, la celebración terminaba con grandes orgías de tipo sexual y bestial.

El origen de Walpurgis y las hogueras va más hacia atrás en el tiempo, y llega hasta los mismísimos orígenes vikingos que habitaban tierras de lo que ahora es Noruega. En aquellos tiempos ya se encendían en esta noche grandes hogueras, por parte de los vikingos para ahuyentar a los malos espíritus.

Había una especial adoración hacia una diosa de la naturaleza Waldborg o Waldburga, diosa de la fertilidad, a la que se rendía culto para pedir su magia, y recibir así unas buenas cosechas, la llegada de las lluvias en tiempos de sequía, o la riqueza en tiempos de dificultades.

Más tarde los celtas, adoptaron estas costumbres pero creando sus propias divinidades. Los celtas realizaban su culto ancestral que consistía en la fabricación de un hombre de paja o mimbre, de enorme tamaño (un muñeco), en el cual los celtas introducían a los prisioneros para después prenderles fuego vivos. Esta forma de sacrificio habría de satisfacer la exigencia del culto divino.

Más tarde en Roma los ciudadanos romanos rendían culto a sus dioses. Por una parte rendían culto al dios Apolo (hijo de Zeus y Leto, y hermano de Artemisa), uno de los dioses más venerados de todos los de la Antigüedad Clásica. Apolo era identificado como el dios de la verdad. Por la otra, rendían culto a la diosa guerrera Minerva. Minerva era la protectora de Roma y se corresponde con Atenea en la mitología griega. Era una diosa que no sólo respondía a la guerra, sino también a la Mens (mente), por eso los etruscos la llamaban Menrva (Mente Inteligente), precursora de la sabiduría.

 

LAS BRUJAS


Las Brujas y el Diablo forman parte integrante de la Noche de Walpurgis. Para ellas este día se conoce como “la noche de las brujas” (Santa Walpurgis).

Los mismos cristianos nombraron el 1 de mayo como el día de Santa Walpurgis, patrona de campesinas y sirvientas y considerada protectora del arte de la prestidigitación.

Se registran acontecimientos que relatan como, durante el transcurso de los siglos hasta nuestro tiempo, las brujas volaban sobre escobas, gatos o cabras hacia las zonas más altas de las montañas, lugar en el que se celebraban los rituales orgiásticos y los pactos mágicos con el mismo diablo en persona.

Hoy en día cada 30 de abril y 1 de mayo, miles de personas emprenden un viaje hacia las cadenas montañosas para ver a las brujas y al demonio. La fiesta comienza con un baile de brujas, y luego se enciende una enorme hoguera que retumba en la noche con espantosa virulencia. A esto le sigue una espectacular noche de fuegos artificiales justo en la medianoche, para sellar el pacto y dar la bienvenida a quien traerá consigo la salud y la fecundidad (a la sucesora de todas las brujas malvadas), la Reina Mágica de Mayo.

Sin embargo, estos festejos no se corresponden con la realidad de la Noche de Walpurgis. Las hogueras eran encendidas este día para protegerse precisamente de las temidas brujerías. Las escobas se colocaban con las hebras hacia arriba, y se hacían repicar toda la noche las campanas de las iglesias. Los hombres solteros caminaban dándose latigazos alrededor de las casas para protegerse de tentaciones de mujeres voluptuosas, y para proteger al ganado, se colocaba sal en el umbral de los cobertizos.

Se cree que hubo una bruja primordial de nombre desconocido, pero bautizada con el nombre en latín, de maleficae, por la religión cristiana. De extraordinario poder mágico era capaz de desatar potentes tormentas y ocasionar desastres naturales. Esta bruja primordial fue acogiendo en su círculo de poder a muchachas inocentes y vírgenes para su ritual de iniciación. Con ello su poder se otorgaba a da una de ellas, y en especial a las que considerase dignas del mismo.

De ahí que la Noche de Walpurgis sea una de las reuniones más poderosas de brujería del mundo. Se dice que en sus rituales danzaban cabeza abajo alrededor de la gran hoguera del conjuro.

El trasfondo de la brujería de la Noche de Walpurgis es la de recitar hechizos, para acciones mágicas. Muchos de estos hechizos se han perdido pero otros permanecen registrados en libros antiguos denominados Grimorios. Los más trascendente era la preparación del alma.

Antes de invocar es necesario formar un círculo mágico y situarse justo en el centro de éste. Recitar a viva voz las palabras para la invocación, y tener preparada el alma con sabiduría, ayuno, entendimiento y esperanza.

El Grimorio en sí guarda fórmulas y secretos ancestrales, que han ido propagándose oralmente, al transcurrir de los siglos. Se trata de Claves escritas, un tanto confusas para los no iniciados o estudiosos de las artes mágicas, y de las proyecciones astrales.

Escuelas, Órdenes, Movimientos y Sectas Ocultistas han seguido estos Grimorios con gran recelo para mitigar sus ansias de sabiduría.

Estos Grimorios contienen los sellos secretos de espíritus ancestrales. Sin embargo dichos sellos no son descifrables para el común de los mortales.

Johann Wolfgang von Goethe, para nosotros Goethe el autor de Fausto, escribió sobre la Noche de Walpurgis en su Fausto, como trasfondo surrealista para la actuación de sus personajes.  En esta obra Mefistófeles hace un pacto con Dios: dice que tentará a (Fausto) el ser humano favorito de Dios, que se esfuerza por aprender todo lo que puede ser conocido, y que acaba adentrándose en la magia para alcanzar su conocimiento infinito.

En Fausto La Bruja con gran énfasis declama leyendo un libro:

¡Esto te recomiendo!

Haz de uno, diez; retiras

dos y así tres haciendo,

rico al punto te miras,

el cuarto destruyendo,

de cinco y seis, sin pena

tú has de hacer ocho y siete.

Cual la bruja promete

y así todo se llena,

sabe que nueve es uno

y que diez no es ninguno.

¡Nuestra tabla de cuentas así suena!

 

Está la fuerza inmensa

del saber para todos escondida.

Y es de quien menos piensa

sin cuidados, un día recibida.

 

A tal retahíla responde Mefistófeles:

 

¡Basta, ya basta, sin igual sibila!

Trae acá tu poción; la copa llena

hasta el borde, tranquila,

porque no ha de hacer pena

ese trago a mi amigo,

que es hombre cuya fama en la aula truena

y no ha sido de tragos enemigo.

 

La Noche de las Brujas o la Noche de Walpurgis forma parte ya desde tiempos inmemoriales de las más potentes tradiciones ancestrales de la humanidad.

Seguirá plenamente en la Noche de Walpurgis elevándose el humo negro y denso y las exclamaciones, gritos y hechicerías de las más viejas y antiguas brujas que vuelan hacia el cónclave para realizar el ritual mágico de tan señalado día para ellas.

La medianoche será el comienzo del ritual de sangre y sexo en comunión con las más variadas orgías postulantes. Paganos y cristianos celebrando por igual y festejando la costumbre de la magia ancestral de la Noche de Walpurgis.

La influencia de esta noche y este día seguirá vigente en el transcurso de los siglos hasta el fin de los tiempos.

 

Fin.

6000 Exorcismos

Un cura con más de 6000 exorcismos realizados avisa sobre las 7 puertas que no se deben de abrir.

Francisco López Sedano, así se llama el cura que durante cuarenta años a ejercido de exorcista en la Archidiócesis de México. Su Orden Los Misioneros del Espíritu Santo.

Con sus 80 años ya su vida a transcurrido como una constante lucha contra Satanás. Este cura asegura que no teme en absoluto al demonio, sino más bien al contrario, el demonio le teme a él.

Este experimentado exorcista avisa seriamente a la población sobre las puertas que no hay que abrir para que el demonio no penetre en sus almas.

Las tres órdenes sacerdotales más importantes que le encomendaron en su vida fueron: llevar la palabra de Dios, sanar enfermos y echar demonios.

Avisa con meridiana claridad de que el juego de la ouija tan extendido entre los jóvenes y tan propagado por las películas abre la puerta al demonio.

En una de sus experiencias relata como un hombre sentía un terrible dolor en la espalda, que los médicos son incapaces de encontrar la causa. Otro que tenía una diarrea permanente y no se le quitaba con absolutamente nada. Otros con dolores en los ojos, en los que los oftalmólogos son incapaces de albergar una solución.

Según el cura, lo que más le gusta al demonio es separarnos de Dios, meternos miedo, amenazarnos, tenernos temblando, y producirnos un profundo rencor.

Para el cura, es una premisa que el demonio no entra en la gente, sino que la gente deja entrar al demonio.

Las 7 puertas altamente prohibidas, que no se pueden abrir son las siguientes:

  1. PRACTICAR MAGIA. 
  2. PRACTICAR SUPERSTICIÓN.
  3. PRACTICAR BRUJERÍA. 
  4. PRACTICAR HECHICERÍA.
  5. PRACTICAR ADIVINACIÓN.
  6. CONSULTAR A LOS MUERTOS Y ESPÍRITUS.
  7. PRACTICAR ASTROLOGÍA O TAROT.

Para este cura cosas como que los astros influyan en nosotros es una absoluta mentira. Así como la costumbre de atribuir a la magia, poderes que no tiene. Como por ejemplo el de cargar una herradura porque de buena suerte. Para él nada de eso es cierto.

También cree que muchos de los mandatarios andan siguiendo la maldad ciertamente, hasta incluso afirmar rotundamente, que son satánicos.

Lo más llamativo de este cura es que ha dicho literalmente, que el castigo más adecuado para alguien que abusa de un niño, es que le corten sus partes.

Para finalizar un toque de humor.

Un exorcizado recuerda su buen humor: “El diablo huye de mí porque son más feo que él”.

La Cábala

La bruja empezó la cábala. Prendió fuego a las velas para realizar la tan temida magia cabalística. Mal comienzo había sido aquel, pues las velas para nada son necesarias. Son represoras del sistema nervioso, pues el fuerte olor que desprende la cera al quemar, inicia verdaderos temores ancestrales de muerte y rituales malignos.

La iluminación producida por las velas parpadeó intermitente. Eran movidas abruptamente por el aliento galopante de la vieja bruja. Las experiencias desagradables se sucedieron una tras otra en forma de amarga lección del inconsciente.

Los trabajos prácticos de brujería provocan un desequilibrio mental en la persona que los practica. La armonía de las cosas se rompe, la sensación de bienestar se tambalea, y desaparece. Sólo queda el temor de haber desencadenado algún poder oscuro y tenebroso no deseado.

Sobre el tapete de su pequeña y redonda mesa de rituales extendió con parsimonia dos sedosos pañuelos de color rojo y azul. Los colores que representan fuego y agua. Inmediatamente depositó sobre ellos una pequeña figura que tenía la cabeza de un hombre, las alas de un ave de presa, y el cuerpo semejante al de un felino con cola de toro. Tan sólo observar aquella figura, y lo que representaba, removía los sentidos de la bruja hacia el más profundo de los trances.

Empezó a pronunciar los párrafos de un viejo libro de Gramática del Infierno. Mientras tanto, una espesa atmósfera se concentraba en el recinto, y nublaba la luminosidad de la disminuida luz de las velas.

El sistema mágico ritual que la bruja utilizaba ese día, era de los tenebrosos y oscuros, de entre aquellos que podrían realizarse. No en vano, en alguna ocasión, el haberlo solamente intentado, le había provocado un sin fin de catástrofes personales y violentas. Como el fatal desenlace de ser atacada por un demente en plena calle al días siguiente de haberlo realizado.

Hundió sus ojos concentrándose totalmente en la lectura, y apuntó una serie de números y letras, de un código cabalista antiguo y oculto, al común de los mortales. Su esencia secreta y el potencial secreto del código ya había sido probado con éxito por  personajes de la Edad Antigua para manipular la voluntad, y pronosticar acontecimientos premeditados.

La bruja alcanzó un estado de super-conciencia, había cruzado la línea del mundo terrenal. Fue entonces cuando sufrió la experiencia más terrible que cualquier ser humano podría tener. Se retrotrajo hasta el útero materno, hasta la misma matriz de su aciaga madre, y allí, se perdió por los siglos de los siglos.

La vieja bruja había muerto, y había caído al suelo, quedando su cuerpo en posición fetal.

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar